A cinco años de la desaparición de los 43 estudiantes de la normal rural “Isidro Burgos” de Ayotzinapa, y ante una comisión de los padres de los desaparecidos, el rector de la Universidad Autónoma Chapingo, doctor José Solís Ramírez destacó que esta institución educativa exige justicia para los jóvenes guerrerenses, así como de sus familias: “Nos duelen los hechos porque somos parte de la educación en el país, ellos buscaban una formación profesional para ser docentes y educar a los niños de sus comunidades”.

Subrayó que Chapingo y su historia, se enlazan con las normales rurales del país, debido a que la institución es y será parte del quehacer nacional de los mexicanos que habitan, principalmente en las zonas agrarias; por lo que exhortó a la comunidad universitaria, así como a trabajadores administrativos a mantener la solidaridad institucional con las familias de los 43 jóvenes desaparecidos hace ya cinco años en Iguala, Guerrero.

Durante la ceremonia cívica, realizada en la explanada del Árbol de los Acuerdos, comentó que la universidad se suma a la exigencia de esclarecer tan lamentables hechos, que consternan a toda la sociedad mexicana: “Tenemos derecho a la justicia, a la seguridad, a la verdad”.

Posteriormente, los señores Francisco Lauro Villegas y Margarito Ramírez, padres de tres de los normalistas desparecidos, compartieron parte de los hechos registrados hace cinco años en Iguala, Guerrero y de la lucha emprendida en el país y el extranjero para encontrar a los 43 normalistas.

Ambos coincidieron en señalar que, aun cuando no confían en el sistema gubernamental, tienen la esperanza de que las autoridades federales den respuesta a lo que pasó la noche del 26 de septiembre de 2014, y de dónde están sus hijos; además de castigar a los culpables.

El secretario de Relaciones Exteriores del Sindicato de Trabajadores Académicos (STAUACh), Sócrates Silverio Galicia Fuentes manifestó que los hechos registrados en Ayotzinapa hace cinco años son inaceptables, por lo que exigió justicia al estado mexicano, y castigo a quienes participaron en la desaparición de los 43 jóvenes normalistas.

Momentos antes, el rector realizó el pase de lista de los estudiantes desaparecidos, al tiempo en que los estudiantes que conforman la Escolta Universitaria, fueron colocando una rosa blanca en cada una de las bancas que se colocaron, con la respectiva fotografía de los alumnos de la normal rural “Isidro Burgos”, posteriormente la Banda de Guerra realizó el toque del silencio.

En el evento se contó con la presencia de las directoras generales de Difusión Cultural y Servicio, maestra e ingeniería María Magdalena Sánchez Astello y la química Hilda Flores Brito; la subdirectora de Difusión Cultural, maestra en ciencias Patricia Muñoz Sánchez, sí como estudiantes, profesores y personal administrativo.

Lic. Guadalupe Cruz Reynel
Departamento de Relaciones Públicas
Comunicación Social Rectoría
Fotografías: Ing. Gerardo Aragón
comunicacionsocial@chapingo.mx

—ooo000ooo—