Colegas, amigos y ex colaborares se pronunciaron para que se considere colocar su busto en la Calzada de los Agrónomos Ilustres

La Universidad Autónoma Chapingo rindió un homenaje póstumo al doctor Ignacio Méndez Ramírez, ex rector de esta institución, quien es considerado por sus colegas, amigos y familiares como un hombre de ciencia, maestro, y excepcional ser humano, dejando una huella profunda de agradecimiento en quienes lo conocieron.

Para dar testimonio de lo que fue su paso por la universidad, como maestro y rector, tocó a los doctores Said Infante Gil, Rafael Ortega Pazcka y Erick Estrada Lugo, quienes compartieron anécdotas vividas con el doctor Méndez Ramírez: “Aun tengo una deuda pendiente que no sé cómo pagar, cuando era estudiante, el doctor Méndez y su esposa, Lupita, me acogieron en su casa y me dieron de comer por mucho tiempo, y esa atención no se olvida jamás, mi gratitud por siempre”, comentó emocionado el doctor Infante Gil.

Ante la presencia de su familia, esposa Lupita Gomezhumarán de Méndez, sus hijos, Ignacio, Guadalupe, y Concepción Méndez Gomezhumarán, así como sus primos, nietos y sobrinos, el doctor Ortega Pazcka habló sobre el desempeño al frente de la Rectoría, y de los aportes presentados a través de iniciativas universitarias, y pese a su gran importancia para el desarrollo de la institución, no se han puesto en marcha.

En su oportunidad, el doctor Erick Estrada, se mostró orgulloso de haber conocido a un hombre que fue merecedor de grandes reconocimientos y distinciones, sin embargo, su sencillez fue una de las características que lo definió como un gran ser humano: “Quienes lo conocimos, sabemos que era una persona excepcional, que compartió con nosotros muchas experiencias y que nos invitó a su casa, sabemos que fue un hombre entrañable, que formó una familia formidable, con una gran mujer, que estuvo siempre a su lado”.

En una breve, pero emotiva participación, la maestra Guillermina Kolkmeyer, habló sobre el respeto, confianza y admiración que el doctor Ignacio Méndez tuvo con las mujeres colaboradoras durante su gestión en la Rectoría. Con voz entrecortada, reconoció el trabajo y la calidad humana de un hombre que sin duda dejó huella en quienes lo trataron: “No sólo él, sino su esposa y su familia, por ello, gracias”.

Los oradores en el homenaje, agradecieron a su esposa Lupita Gomezhumarán de Méndez, las atenciones que tuvo con sus colaboradores y enaltecieron el trato amable, cordial y sincero, que la familia Méndez Gomezhumarán ofrecieron en la época que les tocó coincidir, tanto en la etapa de estudiantes, colaboradores, y en las asesorías que le solicitaban en materia de estadística.

Durante la ceremonia de homenaje póstumo, los amigos, colegas y ex colaboradores se pronunciaron a favor de las que las autoridades universitarias coloquen un busto en la Calzada de los Agrónomos, debido a que la obra del Doctor Ignacio Méndez Ramírez reconocida en todo el país, por lo que esta distinción es meritoria.

En su momento, el rector, doctor Sergio Barrales Domínguez, entregó a la señora Gomezhumarán de Méndez, la escultura del Sembrador: “El doctor Méndez Ramírez fue un sembrador de generaciones, de amigos y sin duda dejó una semilla muy importante al formar una familia de valores y ejemplos a seguir”.

Para concluir, y a nombre de la familia, el doctor Ignacio Méndez Gomezhumarán, compartió momentos familiares de su padre y de sus experiencias como jugador de futbol americano, ciclista, alpinista y excelente lector: “Mi padre, tenía la capacidad de escuchar, guiar, ser tolerante; además sabía aceptar sus errores, pero también era muy confiado, porque para él, todas las personas eran buenas, a menos que le demostraran lo contrario y aunque así fuera, seguía confiando en ellas”.

Agradeció a la Universidad Autónoma Chapingo, el homenaje que se le rindió a su padre, el doctor Ignacio Méndez Ramírez, a quien calificó como un “agente infeccioso”: “Quienes se acercaban a él para alguna asesoría, terminaban amando la investigación, la estadística, era un maestro, que amaba dar clases. Padre espero ser digno de ser tu hijo”, concluyó.

Lic. Guadalupe Cruz Reynel
comunicacionsocial@chapingo.mx

—ooo000ooo—