En el movimiento del 68, los chapingueros participaron con jornadas informativas que llevaban a las comunidades cercanas

Al participar en la Ceremonia de Instalación del Comité Interuniversitario del M68, Ciudadanía en Movimiento; en el que se encuentran la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Instituto Politécnico Nacional (IPN), Colegio de México y la Iberoamericana, el rector de Chapingo, doctor Sergio Barrales Domínguez, recordó que la huelga que inició en la escuela de agricultura “Hermanos Escobar”, y que se localizaba en ciudad Juárez, en 1967 fue el precedente de una serie de luchas sociales que se han registrado a lo largo de la historia de esta universidad, en la que sin duda destaca el movimiento estudiantil de 1968.

Comentó que en esa época, la Escuela Nacional de Agricultura (ENA), hoy Universidad Autónoma Chapingo, contaba con un sistema militarizado y en donde el gobierno federal puso en marcha la llamada Revolución Verde, acción que no les gusto a los jóvenes estudiantes de esa época; por ello, al solicitarles el apoyo los alumnos de la escuela “Hermanos Escobar”, se organizaron para cerrar también la institución, sumándose de esa manera a la huelga nacional de todas las escuelas de agricultura: “Para ello, solicitan el apoyo de la comunidad estudiantil de la UNAM y el Politécnico, a pesar de las diferencias que tenían en el futbol americano, la cual sin duda se dio”.

Explicó que al ver la unión de los estudiantes, a finales de 1967 el gobierno acepta resolver el conflicto de la escuela de ciudad Juárez, sin embargo, a principios del siguiente año, los alumnos de la ENA solicitan al gobierno quitar el sistema militarizado para instalar un modelo de autodisciplina, por lo que en una ceremonia, en la que asistieron funcionarios del gobierno federal, un estudiante le quita el micrófono a una de las autoridades y pide solución a la petición: “Debido a que se sentían victoriosos por los hechos ocurridos”.

Con el paso del tiempo, continúa, se registran los hechos que conllevan al movimiento del 68, por lo que la comunidad de tan sólo 300 estudiantes, reciben una comitiva de la UNAM y el IPN, por lo que en Chapingo deciden mandar a los alumnos, e inician con las brigadas informativas a los pueblos cercanos para pedir apoyo a la sociedad.

Durante la Ceremonia de Instalación del Comité Interuniversitario del M68, Ciudadanía en Movimiento, se informó que la Universidad Autónoma Chapingo participará en la recopilación de testimonios de quienes pertenecen a esta institución educativa y que vivieron el movimiento estudiantil; además de investigaciones y publicaciones en torno a la huelga nacional de las escuelas de agricultura.

En su oportunidad, el rector de la UNAM, doctor Enrique Graue Wiechers, indicó que la conmemoración del movimiento los estudiantes, académicos y trabajadores, protestaron contra los excesos e injusticias de un estado autoritario e insensible a los movimientos de cambio, lo que dio origen a una gran movilización en demanda de justicia y se exige libertad de expresión, derecho a disentir y ser escuchados: “Sin embargo, el movimiento termino con una tragedia, en la plaza de las Tres Culturas y estos eventos desgarron la patria, y con el paso del tiempo, el pueblo mexicano viene estructurándola, restaurándola a fin de darle unidad armonía y paz, en espera que algún día se alcance”.

Aseguró que a 5 décadas de distancia el movimiento es el símbolo de las luchas y esfuerzos colectivos, por lo que la consciencia social que de ella emergió y de la tragedia se han fraguado demandas y acciones en torno al papel de las mujeres  en la sociedad, la libertad sexual y la tolerancia a la diversidad, al respeto al medio ambiente, a la pluralidad ideológica, y a las luchas por la transparencia y en contra de la corrupción.

El rector de la máxima casa de estudios subrayó que con esta conmemoración se debe entender la transformación en nuestra sociedad y el patrimonio de libertades y derechos edificados durante los últimos 50 años y de los que anhelamos alcanzar”; añadió que las instituciones de educación superior han impulsado la consolidación democrática de la nación: “Por ello, compartiremos una serie de actividades que se llevaran a lo largo de estos agosto y septiembre, se culminará el 2 de octubre con la apertura del memorial del 68”.

Momentos antes, se contó con la intervención del director general del Instituto Politécnico Nacional (IPN), doctor Mario Alberto Rodríguez Casas, quien destacó que el mejor homenaje que se debe hacer al movimiento estudiantil  es mantener sus ideales de lucha diaria por los derechos humanos y civiles en todos los frentes: “Nos toca dar la batalla en el sector educativo, somos parte de esa ciudadanía en movimiento, pero el punto de partida y el primer impulso se gestó en el movimiento estudiantil de 1968; y participar en este inmemorable evento, el IPN refrenda su compromiso social con México y particularmente con los jóvenes los que nos motivan a seguir siendo politécnicos de corazón y siempre la técnica al servicio de la patria”.

La doctora Silvia Giorguli Saucedo presidenta del Colegio de México detalló que en este periodo1968 al 2018, en una especie de reflexión del rol de las universidades en el campo social de México y en particular el rol de la universidades en la construcción de ciudadanía, hay dos aspectos importantes, por un lado la autonomía como algo indispensable para el desarrollo de estas actividades para mantener el carácter de critica independiente y libre que debe de caracterizar a las universidades, y por el otro, la función y misión de las universidades para salvaguardar las visiones de largo plazo más allá de las coyunturas políticas; son elementos indispensables para seguir contribuyendo desde las universidades a la construcción de ciudadanía, al avance de la democracia al respeto y garantía de los derechos humanos.

En su oportunidad, el maestro David Fernández Dávalos, rector de la Universidad Iberoamericana, destacó que el movimiento del 68 es la crítica al modelo económico capitalista neoliberal, y que el modelo económico actual ha ampliado la brecha entre ricos y pobres, lo que ha profundizado los procesos de explotación y opresión con la precarización de empleos, además de que ha depredado ecológicamente la totalidad del planeta, y ha contribuido a la deshumanización creciente del orbe, lo cual alcanza los movimientos sociales que queremos incorporar en esta conmemoración.

Explicó que se debe alimentar y provocar una conciencia colectiva de necesidad de cambios sustantivos: “Se trata de mirar atrás para lanzar la historia hacia delante, hacia una mayor liberación, con una democracia más profunda y una justicia social”.

Lic. Guadalupe Cruz Reynel
comunicacionsocial@chapingo.mx

—ooo000ooo—