La transformación social que se vive actualmente en el país, es consecuencia del Movimiento del 68, así como de movilizaciones previas, donde la vinculación establecida entre los estudiantes fue la base para relacionarse con otras comunidades, coincidieron en señalar investigadores de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y de Chapingo (UACh), al participar en el Coloquio Internacional M68, ciudadanías en movimiento, realizado en las instalaciones del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Durante el conservatorio, que abordó el tema Huelga Nacional de las Escuelas de Agricultura, antecedente del M68 en Chapingo, los entonces estudiantes de la Escuela Nacional de Agricultura (ENA), hoy Universidad Autónoma Chapingo, doctores Rafael Calderón Arózqueta, Rafael Ortega Paczka, y Franco Gerón Xavier, profesores investigadores de la UAM y UACh, destacaron que durante el movimiento de 1967, se establecieron los vínculos entre las comunidades estudiantiles, a partir de la huelga registrada en la Escuela de Agricultura Hermanos Escobar de Ciudad Juárez.

Los ponentes presentaron un panorama general  de lo que era la vida estudiantil al interior de la ENA, con una formación militar, y en donde prevalecían la novatadas que desataron una división entre los estudiantes, sin embargo, no fue impedimento para brindar apoyo a los estudiantes de la escuela Hermanos Escobar, y que los llevó a inmiscuirse en los movimientos estudiantiles y sociales de esa apoca.

Rafael Arozqueta, profesor de la UAM Xochimilco, resaltó el papel que jugaron los integrantes del equipo de futbol americano, durante la huelga nacional de las escuelas de agricultura, en donde, a través de brigadas y comisiones, se solicitó a otras escuelas como la UNAM y el Instituto Politécnico Nacional (IPN), el apoyo para continuar con el movimiento: “No suspendíamos actividades del todo, se tenía la exigencia precisa y constante, por parte de los profesores, nos damos tiempo de ir a mítines, manifestaciones estar en ese planeamiento de fusión de cambio”.

Subrayó que con el paso del tiempo, preocupa a muchos universitarios es la pasividad de los estudiantes: “El año pasado, con los sismos, la juventud estuvo activa, pero al mes ya no estaban, se da una política pública que ha pretendido acallar a los estudiantes, por ello, deben retomar  las banderas y comprometerse más para y por México, y dejar a un lado los beneficios que dan para sí mismos, se debe ver al exterior, tal como se hizo en el 68, y volver a vincularse con la sociedad, sólo así se logran las trasformaciones”.

En su oportunidad, el profesor investigador de Centros Regionales de la UACh, Rafael Ortega Paczka, aseguró que las luchas sociales registradas a través de la historia como es la mejora de salarios para los trabajadores, la fundación de los sindicatos,  y prestaciones laborales, tienen que ver con el M68: “Al egresar de la ENA, no querían contratarnos, pero la fraternidad establecida en los movimientos del 67 y del 68, se integró un movimiento multiplicativo en donde el México actual no se entendería sin estos sucesos, donde se fundaron los nexos entre las comunidades estudiantiles”.

Al hacer uso de la palabra, el profesor investigador del departamento de Fitotecnia, doctor Franco Gerón Xavier, destacó que los ideales de lucha que mostró durante su etapa como estudiante, lo llevó a pisar la cárcel: “Mi formación ha sido apoyar a la gente del campo, , apoyé, junto con otros jóvenes a una comunidad de Veracruz, para revelarse con el sistema político, esa lucha no le gusto a los priistas, me llevaron al sótano y la intervención del entonces director, Gilberto Palacios de la Rosa, fue que me dejaron libre”.

Consideró que el Movimiento del 68 es el núcleo de los movimientos sociales que se han presentado desde hace 50 años en el país, donde se ha pugnado por mejorar las condiciones de la gente del campo o la clase trabajadora,  por ejemplo, y que sin duda son los ejes que mueven la ideología de quienes participaron en esa época.

Lic. Guadalupe Cruz Reynel
comunicacionsocial@chapingo.mx

—ooo000ooo—